ISABEL ANCILLO GÓMEZ Psicóloga y Psicopedagoga Especialista en Altas Capacidades Colegiada: M-23388
ISABEL ANCILLO GÓMEZPsicóloga y PsicopedagogaEspecialista en Altas CapacidadesColegiada: M-23388

Contador de visitas

Diagnóstico

Un completo diagnóstico nos permitirá entender todos los aspectos de la experiencia de la persona superdotada, así como sus problemas y síntomas.


Los pasos en el proceso diagnóstico son:


  1. Recogida de datos de la Historia de la persona

Los padres con frecuencia pueden aportar datos sobre el desarrollo evolutivo y psicoafectivo, enfermedades, aspectos sociales, educativos…

Los adultos narran su propia historia.

Historia de la superdotación o, si se desconoce si se es superdotado, recogida de datos respecto a los rasgos y características más frecuentes en esta población.

Breve historia de los padres: antecedentes de superdotación, trastornos psicológicos, enfermedades médicas… así como hitos en su desarrollo personal y profesional.

Circunstancias e historia de sus relaciones de pareja o matrimonio (si lo hubiese)

Tipo de relación, vínculo, con los padres durante la infancia, adolescencia, adultez.

Áreas fuertes y débiles de la persona.

Trabajos escolares, informes previos, de rendimiento laboral, análisis de creaciones de la persona: fotografías, escritos, etc.

Profesores, médicos, psicólogos previos, serán consultados son el consentimiento de la persona o sus padres, si fuera necesario.


  1. Formulando el problema

Descubrir qué experiencias externas e internas están contribuyendo al problema actual de la persona

La “Jerarquía de causalidad”: establecer un orden de prioridad en los diferentes estresares, atendiendo a cómo individualmente, o en interacción con otros, son la causa o lo que hacen que se mantengan los síntomas o conducta desadaptativa.

El componente psicodinámico: este aspecto de la formulación ayuda a comprender cómo conflictos conscientes o inconscientes, que no han sido resueltos, se han convertido en un “Conflicto dinámico central”. Un diagnóstico afirma lo que tiene una persona, una formulación de este tipo describe lo que es una persona y cómo ha llegado a sentirse así y ser quien es.

Ello ayuda a explicar cómo conductas desadaptativas, creencias erróneas… provocan conflictos emocionales que están contribuyendo a tener problemas con los iguales, en la familia, en el trabajo, etc.

Ello ayuda a evitar diagnósticos equivocados. Una persona superdotada en crisis puede confundirse con un trastorno psiquiátrico, los más comunes que suelen dárseles son:

Trastorno bipolar

Trastorno del ánimo

TDAH

Trastornos de ansiedad

Trastornos de personalidad

Hacer un buen diagnóstico no es fácil, ni conlleva un simple procedimiento, requiere tiempo, experiencia, comprensión, y dedicación al paciente.

 

  1. Lo “diferente”, de este procedimiento
    • La “experiencia interna” de superdotación: el tipo de trabajo que llevo a cabo ayuda a separar los conflictos y ansiedades que una persona superdotada siente sobre su propia y personal experiencia interna de superdotación, de los conflictos y ansiedades que tiene en el colegio, con sus padres, compañeros de trabajo, pareja, familia…
    • Dinámica familiar: en el contexto familiar donde uno o más miembros son superdotados, se hace necesario establecer una dinámica que evite las manipulaciones, competitividad y, por el contrario, refuerce los sentimientos de valía de cada uno de los miembros y sea un lugar seguro, en el que prime la comprensión.
    • Evaluando la doble excepcionalidad, niños con problemas de aprendizaje: en los superdotados, pueden darse problemas de aprendizaje por diferentes causas: problemas de base neurológica, conflictos emocionales que inhiben la capacidad de aprendizaje o la distorsionan, dificultades de aprendizaje autoimpuestas (creencias irracionales sobre el propio aprendizaje o la capacidad para él, llegan a producir auténticas dificultades, se trata de mecanismos inconscientes para restringir las posibilidades de ser brillante). Estas tres causas servirán para ayudarnos a encontrar la problemática y establecer un plan de intervención diferente en cada una de ellas.
    • Depresión existencial: los superdotados, con frecuencia, acaban resignándose a vivir en ambientes de aislamiento físico y emocional, sintiendo que nadie les comprende y no son dignos de amor. La causa, puede haber sobrevenido después de un cúmulo de circunstancias de mala suerte. Sin embargo, la depresión existencial suele provenir del hecho de no haber desarrollado una serie de habilidades de adaptación y flexibilidad que, a su vez, no comprometan la integridad del individuo superdotado.
    • Distinguir a una persona superdotada, de una con un déficit de atención o un trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Bajo situaciones de estrés, un superdotado llega a ser incapaz de manejar todas sus habilidades, así como de seleccionar estímulos o establecer prioridades, sumiéndose en situaciones objetivamente caóticas, o que son vividas como tales, y dan lugar a conductas erráticas, problemas de concentración, mala conducta y un exceso de actividad fácilmente observable, que suele confundirse con otros diagnósticos.

 

Un plan de tratamiento global


Una vez se ha completado la valoración y elaborado un informe final, se procede del siguiente modo:


  • Intervención escolar: asesoramiento, seguimiento y coordinación con los educadores del niño o adolescente.
  • Intervención familiar: especialmente, orientación a los padres sobre aspectos de relación, educativos y manejo de conflictos en el hogar.
  • Sugerencias sobre cómo trabajar con las dificultades de aprendizaje.
  • Sugerencias sobre instituciones a las que acudir, programas de enriquecimiento, asociaciones…
  • Psicoterapia

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio

© Isabel Ancillo Gómez